Desarrollando el talento musical en los niños II

2012-04-16 2012 Por: .(JavaScript must be enabled to view this email address) Categorías:
Desarrollando el talento musical en los niños II

Un bebe que escucha música se encuentra en un ambiente de grandes estímulos, que hacen que su cerebro desarrolle mayor número de conexiones al intentar interpretar la música. Dichas conexiones incrementan los beneficios.

Beneficios:

  1. Favorece la pronunciación y la expresión corporal.
  2. Estimula la creatividad del niño.
  3. Aumenta el desarrollo de la lógica.
  4. Mejora las relaciones sociales.
  5. Se estimula la alfabetización del niño.
  6. Incrementa la expresión corporal.

El ritmo musical incrementa la motricidad gruesa y fina dando una mayor coordinación, en los movimientos.
Se puede decir que la música comienza antes que el lenguaje. El niño, en el útero materno, escucha el sonido del exterior. La primera "canción de cuna" que percibe es la voz de la madre. Ésta le llega a través del interior del cuerpo, acompañada de los latidos del corazón, la respiración, los movimientos del estómago, el flujo sanguíneo...
El infante percibe los sonidos desde antes de su nacimiento; su educación ya ha empezado. Posponer la educación musical para Educación Primaria o Secundaria, es como si le quisiéramos enseñar a caminar o a hablar cuando lleva tiempo haciéndolo.

Al niño le hablamos continuamente desde pequeño; por esta impregnación, este baño de lenguaje, es como aprende a hablar. La impregnación sonora es la que contribuirá a la adquisición de un bagaje musical.
Cuando comienza a caminar, los padres le dedican mucho tiempo, lo llevan de la mano para que no se caiga, encuentran naturales sus pasos en falso, sus tropiezos, vacilaciones... También cuando éste pronuncia sus primeras palabras los adultos festejan sus errores, sus expresiones graciosas, su fantasía creadora... Pero, ¿por qué no se hace lo mismo con sus primeras vivencias musicales?
Si el niño no repite correctamente una melodía que ha oído, o desentona... ya decimos que no tiene condiciones musicales, que no sirve para la música. Sin darnos cuenta, con estos comentarios le estamos cerrando el paso hacia este universo sonoro que le engrandecerá como persona.

Por eso quiero destacar la importancia de la música en la infancia. Desde una primera etapa los bebés ya expresan sus preferencias musicales. Son capaces de localizar sonidos (musicales, del habla, ambientales), manifestar con la relajación o la agitación su agrado o desagrado... Organizan el mundo sonoro que perciben, esto les permite comunicarse con la voz, dando golpes con cualquier objeto...
A los pocos meses de vida emiten sonidos a diferentes alturas para llamar la atención de su entorno. Al tiempo, dependiendo de sus capacidades y de los estímulos recibidos, ya empiezan a balbucear los sonidos que han ido ordenando y clasificando; se produce la primera comunicación verbal entre padres e hijos. Esta comunicación a través del habla se va concretando paulatinamente en la habilidad para emitir vocales y consonantes.
No tenemos que conformarnos sólo con hablar a los niños, también es muy importante que juguemos con sus producciones vocales, que se adentren en este mundo sonoro que los acompañará durante toda su vida y le va a traer muchísimas satisfacciones.

Hay veces que no se les deja jugar porque causan mucho ruido, parece como si éste fuera algo prohibido en nuestra sociedad. Si en vez de reprimir a los niños por el ruido que están haciendo, le proponemos diálogos, distintos modos de jugar, experimentar produciendo una gran variedad de sonidos con su cuerpo o con objetos que se encuentren a su alrededor... habrá un enriquecimiento mutuo. La fuente de irritación se convertirá entonces en fuente de comunicación y juego. Ya sé que esta actitud requiere mucha disponibilidad, paciencia... pero al experimentar con su cuerpo o los objetos es como el niño se desarrolla.

En conclusión propiciemos en los niños un ambiente sincero de búsqueda y de fe en Dios, inculquemos en ellos el hábito por conocerle más.
Así mismo, apoyémosles en los dones y talentos que Dios mismo les ha dado. Ellos tienen la capacidad desde muy temprana edad de comenzar a descubrir el mundo que les rodea. Las artes, en particular la música, brindan herramientas que les ayudaran a forjar aptitudes en el área psicomotora.

 

Discussion